La carretera abandonada

Cuando acaba el asfalto, el polvo se eleva hasta la altura de la cintura. Agujeros en el suelo, piedras gigantescas, barro en los bordes de la calle y donde se han formado charcos con las últimas lluvias. Él camina bajo la intensa lluvia, con el barro hasta las rodillas. El agua se ha metido dentro de sus botas de hule negras, y se filtra por su capa también, empapando su pecho y su espalda. La sofocante humedad lo derrota.

Se detiene un momento y apoya la mano sobre una estaca de madera, parte de una cerca. Pero ciego por la lluvia, coloca la palma de la mano justo sobre el alambre de púas y se corta. La sangre se lava en cuanto brota de su piel. La mira. No duele ni siquiera.

La montaña aparece tras la niebla, como una mancha azul, una masa indefinida. Dos perros se persiguen allá lejos. Pareciera que la lluvia fuera amarilla, por el color que toman los charcos en el suelo. Siente asco y vomita. No puede seguir andando.

Un barranco. Árboles que se hunden, deslizándose en la tierra lavada por los aguaceros. Troncos caídos en la corriente del río, formando una alta barrera a su izquierda. Cruza un puente de madera podrida. Se detiene de nuevo bajo un árbol medio caído, cuyo frondoso follaje lo cubre, al menos un poco. La mano aparece bañada en sangre.

Un sonido, como un rugido, le llama la atención. Sigue caminando. Debe ser el motor de un auto. Escucha atentamente. Es un camión que se acerca, está seguro.

Anuncios

3 comentarios en “La carretera abandonada

  1. Me gusta como describes minuciosamente, no sé por que me transporté a la zona atlántica y quisiera pensar que lo que escuha es un motor y no rugido de un animal salvaje. Muy bueno y gracias por tu visita. Un abrazo.

  2. En definitiva una descripción así, que transmite tanto, es muestra de que existe un esfuerzo consciente por producir escritos de alta calidad. Lo deja a uno con ganas de leer más, todos sus posts parecen tomados de una historia más grande, no por ello carentes de sentido en sí mismo. Es bueno ver que hay gente, joven, que puede sacar adelante al mundo literario de nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s